Después del diagnóstico: una guía para personas con cáncer y sus familias

 

 

¿Cuál tratamiento es mejor para mí?

Su tratamiento contra el cáncer se basa en su situación. Ciertos tipos de cáncer responden mejor a ciertos tipos de tratamiento. Saber el tipo exacto de cáncer que tiene es importante para decidir qué tratamientos serán más eficaces. La etapa del cáncer (la cantidad de cáncer y la localización del mismo) también afectará las opciones de tratamiento.

Su estado de salud, su estilo de vida y sus preferencias personales también son factores importantes que deben considerarse al decidir qué plan de tratamiento es mejor para usted. Algunos tipos de tratamiento podrían funcionar mejor que otros. Por lo tanto, asegúrese de entender sus opciones. No tema hacer preguntas. Es su derecho saber cuáles tratamientos podrían ayudarle más y cuáles podrían ser sus efectos secundarios.

¿Cuál es el objetivo de mi tratamiento?

Antes de empezar un tratamiento, pregunte cuál es su objetivo. ¿Es el objetivo del tratamiento curar el cáncer, controlarlo o tratar los problemas que está causando? Esto es parte importante en el proceso de tomar decisiones. En ocasiones, el objetivo del tratamiento puede cambiar con el tiempo.

¿Podré trabajar durante el tratamiento?

La respuesta a esta pregunta variará dependiendo del tipo de tratamiento que recibe, el tipo de cáncer, su estado de salud general y el tipo de trabajo al que se dedica. Tanto lo que usted puede hacer y lo que no, así como cuándo necesitará limitar la cantidad de trabajo que realiza, depende de cómo se sienta durante el tratamiento. Algunas personas con cáncer pueden seguir trabajando y continuar con su vida normal mientras reciben su tratamiento. Otros necesitan más descanso de lo acostumbrado y reducen sus actividades. Su doctor podría sugerirle que limite algunas de sus actividades.

Puede que consiga programar sus tratamientos por la tarde o justo el día previo al fin de semana de manera que afecte lo menos posible su trabajo. Si el tratamiento le produce mucho cansancio, tal vez tenga que modificar su horario de trabajo durante un tiempo. Puede ser que se pongan de acuerdo en un programa de medio tiempo, o tal vez pueda hacer parte de su trabajo en casa.

¿Podré hacer ejercicio durante el tratamiento?

Su nivel de actividad durante el tratamiento del cáncer dependerá de su condición física y el estado de salud general en que se encontraba antes de que se descubriera que tenía cáncer y cómo le afecta el tratamiento. Su doctor podrá indicarle si puede hacer actividades físicas y qué tipo de ejercicios son adecuados. El ejercicio, con periodos de descanso durante el día, puede ser muy útil. Puede ayudar a aumentar su nivel de energía, aliviar la tensión, disminuir la angustia y depresión, así como aumentar sus deseos de comer.

Si acostumbraba hacer ejercicio antes del cáncer, mantener su rutina durante el tratamiento le puede ayudar a sentir que algunos aspectos de su vida continúan siendo como antes. Si la cirugía forma parte de su tratamiento contra el cáncer, su doctor podría recomendarle cambios para ayudar a prevenir problemas y mantener el movimiento total de las articulaciones y los músculos. Su doctor o fisioterapeuta puede ayudarle a decidir las actividades y el horario más adecuados para usted.

Con información de Cancer.org